Coachella, el mítico festival de California, se ha convertido en el lugar en el que la música y la moda combinan perfectamente.

Ha terminado Coachella, el mayor desfile festivalero del mundo: porque aparte de ser una fiesta de música, también lo es de moda. En él podemos conocer todas las tendencias de la próxima temporada puestas en práctica.

La moda ha ido ganando terreno en este festival, en el que actrices, modelos, bloggers e influencers asistieron este año para ponerle cara a las tendencias de la temporada: crop tops, colores brillantes, estampados, botas y pantalones ultra cortos.

Abundaron los sombreros, las coronas de flores, botas, camisetas boho/ hippie chic y los infaltables shorts: el look ya es un clásico. Por eso las marcas no se quedan afuera y dicen presente: invadieron el festival, patrocinándolo, lanzando colecciones especiales o sponsoreando bloggers e it girls de la talla de Chiara Ferragni,

Aimee, Jules, Camille y Kristina.

Cada año personas de todo el mundo se reúnen para imponer la tendencia que dominará durante todo el año. Esta cultura “cool” año a año se abre paso y ninguna marca se la quiere perder.

www.coachella.com