Cuando baja la temperatura, empieza la temporada de disfrutar una fondue. Queso, carne o chocolate, las opciones son muchas y la oferta en Buenos Aires se presta para probar todas.

La primera versión de la fondue de queso, comenzó en Suiza en el siglo XVIII, como resultado de la necesidad práctica: los aislados aldeanos, así como los pastores de ovejas y cabras itinerantes, se alimentaban básicamente de queso, vino y pan para sostenerse durante los largos inviernos ya que no tenían disponibilidad de alimentos frescos. Los quesos elaborados en verano se secaban con el pasar de los meses y se convertían en algo difícil de comer. Pero se percataron de que si calentaban el vino con el queso, ajo y alguna hierbas, podrían mojar el pan duro y ablandarlo en la mezcla de queso. De esta manera, con una olla en el medio sobre un cálido fuego acogedor, los aldeanos convirtieron la fondue en una tradición en la época invernal.

Desde entonces se ha utilizado esta palabra para hacer referencia a muchos otros tipos de fondue como la de carne, pollo, mariscos y chocolate. Dependiendo de la región, la fondue se prepara con unos tipos u otros de quesos. La base clásica es una mezcla de Gruyere y Emmental, pero se puede elaborar con quesos procedentes de todo el mundo. A continuación, te contamos algunas de las opciones para que puedas disfrutar esta exquisitez en Buenos Aires:

PALACIO DUHAU – RECOLETA

Para la temporada 2018, los chefs Antonio Soriano y Julián Galende diseñaron una fusión a base del queso local Lincoln, con Gouda y el aporte del queso blando Gruyere para degustar sobre pickles, papines y croutons. Además, se puede completar las guarniciones con opciones como langostinos de puerto Madryn, jamón artesanal, vegetales de estación, tomates cherrys y entraña de Black Angus. Para maridar, el Palacio Duhau ofrece una gran variedad de su exclusiva vinoteca.

Av. Alvear 1661, Recoleta.

LA FONDUE – PALERMO

El fuerte del lugar es la fondue clásica de queso al vino blanco que viene con pan tostado y salchichas, lomo ahumado, tomates cherrys, manzana verde, papines, vegetales en vinagre y champiñones salteados en vino blanco. Una variante de la clásica, para aquellos que busquen una vuelta original, es la de finas hierbas, con la misma receta de base que la original, pero saborizada con romero y salvia. Si se desea una dulce, la de chocolate se acompaña con frutas de estación y vainillas.

Juan Francisco Seguí 4674, Palermo.

MARTINA – RECOLETA

La clásica está preparada con queso Gruyere, Fontina,

Parmesano y Azul y la acompañan cazuelas de salchicha de viena, batatas al horno, papas, croutons, pechuga de pollo y tomates cherry. La versión está hecha con chocolate artesanal y se acompaña con frutas de estación, frutas caramelizadas (¡deliciosas!), bizcochuelos caseros (de naranaja o limón) y brownies.

Agüero 1891, Recoleta.

LAS TABLAS – NORDELTA

Aquí podemos degustar dos opciones de fondue: la tradicional Suiza de queso (Para tres personas: 500grs.de surtido de gruyere, gouda y Taluette, con pan, salchicha, champignones y guarnición de batatas chip) y la Bourguignon (Lomo, pollo y salchicha alemana, con guarnición de papas españolas).

Nordelta Centro Comercial – Local 6