Un ciclo de charlas brindadas por expertos sobre nuevos entrenamientos intermitentes de alta intensidad: mejores resultados y el deseado descenso de peso.

Cristina Barcala vive el fitness con pasión. Es profesora Nacional de Educación física, Coach Ejecutiva Organizacional reconocida por la Internacional Coach Federation, Personal Trainer Internacional, Disertante en Convenciones en Estados Unidos, México, Chile, Brasil y Uruguay, Creadora de Programas de Entrenamiento, capacitadora de cursos y Directora de Cristina Barcala Group, donde realiza coaching ejecutivo, desarrollando estrategias para generar lealtad y estabilidad. Como parte de esto, brindará un ciclo de charlas sobre entrenamiento y alimentación saludable.

Los métodos fraccionados cortos con alta intensidad han tomado un auge cada vez mayor en el mundo del fitness, y se usan cada vez más frecuentemente. Pero cuidado, para que sea un entrenamiento con objetivos de reducción de grasa corporal y mejora de tono muscular, deberemos tomar en consideración algunos puntos relevantes.

Mucha gente confunde este método con entrenamientos de intervalos, lo cual no está bien, ya que en estos predomina la larga duración y los cambios en intensidad (velocidad, inclinación, resistencia), mientras que las intermitencias metabólicas requieren de pausas totales de recuperación luego de períodos breves de esfuerzo, de entre 5 y 30 segundos. Dichas pausas no deben exceder 1 minuto, porque ahí radica el éxito.

Al hacer trabajo cardiovascular de esta forma, el cuerpo sólo puede tomar energía a partir de las grasas, y por lo tanto la quema de grasa es realmente posible y efectiva.

El Ejercicio Intermitente orientado a la pérdida de grasa corporal será el que tenga estas características:
• Repeticiones en tiempos cortos de trabajo, no superior a 15 segundos.

• A intensidades altas, pero sub máximas (es decir que no presentará agotamiento o fatiga al término de la serie), alrededor del 80% de la FCM o para ser más precisos alrededor del 100% de la Velocidad Aeróbica Máxima.

• El ejercicio intermitente desde el punto de vista metodológico, exige nuestra concentración para estar al tanto de los tiempos de descanso y esfuerzo.
• Es esencial la aceleración y frenada, por los efectos que tienen ambas a nivel fisiológico. Por ejemplo, correr 10 metros, frenar y arrancar de vuelta o saltar la soga y parar.

• Es más relevante para lograr la eficiencia del método, el descanso adecuado entre repeticiones que la intensidad exacta del esfuerzo.

HIDRATACIÓN.

La deshidratación del cuerpo reduce nuestro metabolismo. Estar gordo es tener mucha grasa y poca agua.

Si una persona quiere adelgazar tendrá que tomar mucha agua como medida principal. Cuando tomamos agua añadimos oxígeno al cuerpo. El oxígeno es el que permite la combustión de la grasa e impulsa el metabolismo.

Así, consumir gaseosas, aunque sean diet, deshidratan el cuerpo y reducen el metabolismo ya que contienen ácido fosfórico y dicho ácido reduce la cantidad de oxígeno disponible en el organismo.

Los indicadores de la deshidratación son: acidez estomacal, piel reseca, no sudar, orina amarilla y con olor a amoníaco, y tener muy poca sed.

El cuerpo tarda alrededor de 7 días de consumo diario de agua para volver a reactivar la sensación de sed. Una vez reactivada el cuerpo continuamente pedirá agua para no deshidratarse.

DESCANSO

Cuando dormimos mal por estrés el control del apetito también se altera. Hay que aprender a controlar el estrés y a inducir al cerebro a producir ondas alfa con técnicas de relajación. Cuando dominamos estas técnicas, es posible relajar nuestro sistema nervioso y así comer con normalidad.

Estas recomendaciones son generales y básicas, pero son grandes pasos a dar para conseguir que la nutrición te de vitalidad.
• Consumir agua potable, preferentemente filtrada

• Consumir frutas y verduras (más verduras que frutas), productos de animales, grasas como el aceite de coco, aceite de oliva, palta, entre otras.
• Dormir bien y mucho. El cuerpo necesita dormir para que funcione bien, ya que durante el sueño se lleva a cabo un proceso de reparación del organismo entero.

• Evitar toxinas, evitando el contacto de la comida con el plástico, utilizando productos naturales para el aseo personal y la limpieza del hogar
• Encontrar la propia versión del plan NV, es importante reconocer cuales alimentos nuestro cuerpo no tolera bien y evitarlos. Una dieta de eliminación es un excelente recurso: eliminando el posible alimento problemático por al menos un mes y poniendo atención a como responde el cuerpo.

• Incluir alimentos súper poderosos, ciertos alimentos de consumo a modo de suplementos, como el alga spirullina, polen, jalea real, levadura de cerveza y escuchar el cuerpo para ver cual es el más conveniente para uno.

• Evitar cuando se pueda el consumo de dulces. Postres con ingredientes mínimamente procesados pueden ser considerados como una mejor opción
• Encontrar formas de manejar el estrés. Es importante dedicar al menos unos minutos del día a nuestra salud espiritual\ mental.

• Tratar a la comida como se merece, comer apurado y con estrés puede causar estrés. Es importante planificar la comida y en lo posible cocinar la mayor parte de nuestras comidas. Esto ahorra mucho dinero, tiempo y estrés. A la hora de comer, dejar el trabajo a un lado y compartir un rato con uno mismo, masticar despacio y disfrutar cada bocado.

Cristina Barcala
Profesora Nacional de Educación Física. Gerente de Sport Club sede Remeros.

www.crisbarcala.com.ar