Ubicado en uno de los edificios más antiguos del pueblo de Garzón, este lugar es una mezcla de lujo desestructurado, pensado para sorprender en los detalles y emocionar con las sutilezas.

Francis Mallmann fue uno de los exponentes regionales de la nouvelle cuisine: cocina basada en platos livianos y delicados, sin salsas pesadas ni vegetales cocidos en exceso, con una gran importancia a la presentación de las comidas. Actualmente está abocado a un estilo de cocina rústico, que se puede apreciar en Garzón, su hotel y restaurante a 45 minutos de la playas de José Ignacio en Punta del Este.

La cocina de Garzón está basada en todos los productos regionales y los pescados de la costa. El fuego de leña da carácter a los platos, utilizando el horno de barro, la parrilla y las cocinas a leña.

Las hierbas del jardín, con el mejor aceite de oliva son el sazón característico de las recetas. El comedor principal con vista a los fuegos, da a la plaza y a las largas barandas cubiertas donde se puede descansar y comer.

Garzón cuenta con una cava con fuerte presencia de vinos uruguayos como así también vinos argentinos con una selección especial de Bodega Garzón de diferentes añadas.

Sobre su mundo esteño, Mallmann afirma:“Estoy encantado con Garzón, un lugar mágico, que crece año a año, y donde me encanta estar y trabajar, porque la gente que viene acá, lo hace por algo. Eso abre un diálogo distinto con el cliente. Estoy en el mercado del lujo hace 40 años. Y el concepto del lujo cambió radicalmente. Hoy el lujo es silencio, espacio y respeto, en todo sentido. Pero lo más difícil para nuestra industria hoy, es lograr la calidad en el servicio, la atención; conformar un equipo humano que sorprenda a clientes de mucha exigencia”.