Detroit renace de sus cenizas como el ave fenix. Hace 10 años, la corrupción, la delincuencia, la desocupación, los altos impuestos y la crisis económica lograron que parte de su población emigrara y que la ciudad se declare en bancarrota. Supo ser la París de Estados Unidos pero se tranformó increíblemente en un pueblo fantasma.

Los americanos saben que en “toda crisis hay una gran oportunidad”, y así lograron que Detroit se recupere tomando la medidas acertadas, con el objetivo de que vuelva a ser una de las ciudades más importantes de Estados Unidos.

En 2014, Detroit salió de la quiebra y sus habitantes comenzaron a regresar. El gobierno federal invirtió millones en infraestructura y seguridad. Además de reactivar la industria automotríz, se destinaron más de 4.000 millones de dólares para tranformarla en el nuevo polo tecnológico al estilo “Silicon Valley”.

Poderosas empresas y entidades financieras aportaron miles de millones para reconvertir el downtown y generaron miles de nuevos empleos. Lentamente comenzaron a reciclarse edificios históricos y barrios enteros están en proceso de puesta en valor. Inversores locales y extranjeros vieron en Detroit una gran opción para hacer negocios y los Argentinos no se quedaron atrás. Muchos desarrolladores comparan lo que ocurre hoy en Detroit con lo que pasó en algunas areas de Miami hace algunos años.

EL RECORRIDO, EN PRIMERA PERSONA

Como periodista y licenciada en bienes raíces, quise conocer este fenómeno personalmente y viajé a Detroit para corroborar que lo que me contaban fuera cierto. Cuando me decidí a armar mi viaje me llamo la atención que no fuera fácil conseguir hotel y pasaje aéreo. Sin duda la demanda era muy alta y luego supe el motivo: efectivamente, Detroit se había convertido en la vedette de la inversión inmobiliaria.

A sólo 3 horas de avión desde Miami, encontré una pequeña Manhattan nevada. Recorrí el centro de la ciudad y descubrí que ya estaban funcionando empresas de tecnología como Microsoft o Google y que cadenas como Starbucks o Whole Foods abrían nuevos locales. Un edificio entero de We Work ofrecía oficinas virtuales para los emprendedores, así como también pude apreciar el esplendor del mega centro de General Motors llamado “Renaissance Center.”

Saliendo del centro hacia los barrios periféricos, pudimos ver el nuevo estadio multiuso “Little Caesars Arena” inaugurado en 2017, y centros comerciales pensados para miles de familias que se están radicando en la zona.

Recorrimos Grosse Pointe, una zona residencial con sus casas en el bosque frente al lago St.Clair, que hace de frontera con Canadá. También visitamos áreas como Harper Woods y East English Village, ubicadas al este de la ruta I94. En esas zonas pueden verse centenares de casas que se están restaurando y que son las más buscadas como inversión ya que la rentabilidad es muy alta, tanto para alquilar o para revender. Los precios de las propiedades aún están bajos aunque ya han experimentado un aumento en los últimos dos años, debido a la gran demanda que ha convertido a esta ciudad en el nuevo boom inmobiliario.

Detroit esta en camino de reconversión y este es el momento de desembarcar. Tal es la oportunidad, que asesores inmobiliarios realizan tours de reconocimiento de un día, con toda la información necesaria para realizar inversiones de forma segura y rentable.

Por Mercedes Martí
Periodista y Directora

presentaciones@investdtw.com