EL TOQUE HOLANDÉS QUE SE PERCIBE POR LAS CALLES DE ORANJESTAAD, ENTRE COLORIDAS CONSTRUCCIONES Y LOCALES COMERCIALES, NO PASA DESAPERCIBIDO PARA LOS TURISTAS QUE CAMINAN DESPOJADOS DE TODA PREOCUPACIÓN DESPUÉS DE UN DÍA DE PLAYA SOÑADA, SOL Y RELAX. IDEAL PARA PLANIFICAR TUS PRÓXIMAS VACACIONES.

En Aruba, el legado del reino holandés se percibe casi en cada rincón de la denominada Isla Feliz como si una pequeña porción de Europa se haya posado frente a las costas de Venezuela, para poder contar con exclusivas playas de una arena blanca como la harina y un mar claro y calmo.

Y la tranquilidad que se siente en sus orillas no se debe solamente a sus días de sol asegurado, con casi inexistencia de lluvias y una ubicación privilegiada fuera del área de huracanes. Se debe también a la calidez indiscutible de su pueblo y una seguridad en las playas públicas que llama la atención de quienes vivimos en esta parte del continente. Es que más allá de algunos argentinos que parecen jugar a dejar sus cosas en las reposeras y ver como no es necesario pedirle a nadie que las cuide mientras nadan en las aguas cristalinas, en Aruba no hay venta ambulante en las playas y rara vez se ve policía custodiando la zona. Es que los arubianos parecen estar realmente agradecidos con aquellos que los visitan y se muestran todos abiertos a hacerle pasar a los viajeros una experiencia imborrable. No por nada Aruba cuenta con uno de los índices más altos de visitas repetidas entre los destinos del Caribe. Quienes la visitan por primera vez, se van pensando en cuando podrán volver desafiando aquella frase que dice “al lugar al que has sido feliz, no debieras tratar de volver…”

Palm Beach es la playa más popular de Aruba, la Isla Feliz, donde se concentran las principales cadenas hoteleras

internacionales, muelles para actividades náuticas, junto a centros comerciales y, no está de más decirlo, la movida nocturna. La sigue Eagle Beach, comprendiendo dos largas franjas de arena blanca ubicadas en el lado oeste de la isla y adornados por los Divi Divi, el árbol más famoso de la isla, que con los vientos alisios, que soplan en forma constante hacen que el calor sea soportable, y soplan a los divi-divi hacia un costado dejándolos recostados casi por completo hacia el oeste.

También se destacan playas más apartadas como Arashi, en la punta norte, con aguas poco profundas y calmas. O Baby’s Beach, también un poco alejada pero ideal para familias con niños, ya que se puede caminar unos 20 metros hacia dentro sin que el mar cubra la cintura.

El árido Parque Nacional Arikok (que ocupa un 20% del país), su mariposario, una visita de compras por el centro de la pintoresca Oranjestaad, las ruinas de Bushiribana, safaris en jeep, las Formaciones Rocosas de Ayo, el legendario Faro Blanco y hasta una piscina natural, nos permiten distraer por un momento la atención de sus reconocidas y mencionadas playas.

Es que en su abanico de actividades “fuera de la arena” se pueden encontrar itinerarios para todos los estilos, ya sea actividades de deportes extremos, buceo, kite surf, cabalgatas, caminatas, tours gastronómicos, yoga, ruinas de minas de oro, fabrica de aloe, tours de compras y hasta la compra de queso holandés en Oranjestaad. Todo ello pensado en quienes buscan en su destino de vacaciones algo más que las mejores playas que jamás haya conocido.

En el centro de la isla se puede tomar un paseo gratuito en tranvía por sus calles principales, donde se aprecia el estilo holandés en la arquitectura. Allí hay locales de primeras marcas y un shopping, además de algunos negocios arubianos que derivan en la plaza Nikki Habibe.

La gastronomía es otro punto que destaca a esta porción del Caribe. Es que mas allá de la amplia oferta de cocina internacional para todos los bolsillos, este año dos restaurantes locales ocuparon los primeros lugares como la Mejor Alta Cocina en el Caribe según los Premios TripAdvisor Traveler ́s Choice. Se trata del Estudio Gourmet “2 Fools and a Bull” y el segundo lugar con el restaurante exclusivo “Carte Blanche”. En los sitios que ofrecen comida local puede almorzarse por unos 20 dólares, principalmente bandejas de pescado y mariscos fritos con raciones de pan batí (panqueques hechos a la plancha con harina de trigo y de maíz) y funchi (trocitos de polenta fritos o a la parrilla) y la ya tradicional cerveza Balashi, producida en Aruba en base a malta escocesa y lúpulo alemán, pero con agua de mar desalinizada como su ingrediente casi secreto.

LA SUSTENTABILIDAD COMO POLÍTICA DE ESTADO
Aruba está comprometida con el medio ambiente y un turismo sostenible; buscando posicionarse como un destino ecológico a través de diferentes acciones e iniciativas, la concientización de la población y una visión a largo plazo.

La isla feliz está determinada en reducir la dependencia de la energía de combustible fósil, emisiones de CO2 y aumentar la eficiencia de producción de energías no renovables. Así, ya ha tomado pasos muy claros en educación medio ambiental y entrenamiento, renovaciones urbanas, bienestar general, exploración de energía y tecnologías verdes y ha comenzado proyectos sostenibles para mejorar y embellecer la infraestructura de la isla y mejorar la calidad de vida.

Muestra de ello son el Parque de Molinos de Viento Vader Piet y el Parque solar más grande del Caribe, ubicado en el aeropuerto de Aruba. En este marco y con el interés de reducir las emisiones de CO2 de la isla y su dependencia de la energía de combustible fósil, es que de aquí al 2020 la promesa es que la isla llegue a funcionar en su totalidad a partir de energías renovables.

En ese marco, Aruba fue reconocida por sus inigualables esfuerzos en materia de sustentabilidad, siendo premiada con el National Geographic World Legacy Award como “Destino Líder” durante la ITB Berlín, la mayor convención mundial de turismo; que reconoce a los líderes de la industria que están revolucionando el turismo sustentable.

Aunque el turismo permanece como la principal ocupación de la isla, otras industrias crecen a diferente ritmo. Un ejemplo de las operaciones de gran escala se puede apreciar en Balashi, donde se ubica la Oficina principal de Agua y Electricidad, WEB N.V. que no solo provee a la isla de energía sino que es muy reconocida por su agua cristalina. El proceso de desalinización mediante la filtración del agua a través de corales, da como resultado un líquido fresco y sabroso que fluye directamente del grifo y es embotellado por la Compañía Tropical Bottling y etiquetada como “AWA” que en Papiamento significa agua.

El agua desalinizada es además utilizada por Balashi en la creación de su premiada cerveza, que combina malta escocesa, lúpulo alemán y agua de Aruba.

MÁS ALLÁ DE UN SLOGAN

La isla derrocha felicidad, más allá de su slogan. Y es sencillo de comprobarlo a través de su clima con casi inexistencia de lluvias, fuera del área de huracanes y con los arubeños, que son otra bendición para los turistas con su alegría, educación y buena predisposición a cuestas. Cada uno de ellos, sin distinción, maneja al menos cuatro idiomas a la perfección: inglés, castellano, holandés y papiamento, un dialecto propio. Y siempre preparados para ofrecer al visitante compañía junto a unos tragos tropicales – el tradicional Aruba Ariba! o quizás un ron con pulpa de cactus, un blue margarita o su cerveza local, Balashi, para disfrutar especialmente al atardecer.

Desde Argentina Aruba es uno de los destinos premium del Caribe mejor conectado. Existen destinos masivos con buena conectividad y otros exclusivos con pocas maneras de llegar, pero la Isla Feliz se destaca por ser un destino de alta calidad, con carácter europeo y con una oferta limitada porque es una isla pequeña, pero con una conectividad superior.

Pero no solo es feliz esta isla, sino que es tranquila y segura. En Aruba nunca falta espacio, no hay multitudes ni peleas por el lugar. Es que Aruba posee esa particularidad que hace que familias o parejas disfruten con desenfado y despreocupación de la belleza natural y única de este pedacito de tierra caribeña. Y allí el tiempo parece pasar un poco más despacio. Ideal para quienes corremos a diario. Lo dicen quienes la conocen, con uno de los índices más altos de visitas repetidas entre los destinos del Caribe. Quienes la conocen; vuelven.

Más información:
www.es.aruba.com – argentina@aruba.com