Porsche presentó el nuevo Macan, un SUV compacto que combina deportividad, diseño y aptitud para la vida diaria.

Macan, el SUV más pequeño de Porsche, es todo un éxito de ventas. Por ello, la firma alemana ha actualizado su imagen de forma ligera y muy cuidada para mantener una de sus señas de identidad. Con su dinámico aspecto general, no se puede negar que el Macan es un automóvil deportivo. El nuevo diseño de la parte trasera le concede una apariencia especialmente potente. A modo de subrayado, bajo su propia firma, la nueva franja trasera pone de relieve el anagrama Porsche. Las nuevas luces de freno de 4 focos lo complementan, no solo de manera funcional, sino también estéticamente.

Los anchos hombros sobre las ruedas traseras evocan al 911 y, con ello, demuestran también visualmente que el nuevo Macan pertenece a la carretera.

Su lateral también es típico de Porsche. Desde esta perspectiva, cada músculo parece estar en tensión, como una fiera a punto de saltar. La línea del techo desciende claramente hacia atrás, como en la silueta de un coupé, creando así un contorno típico del automovilismo deportivo con una elevada calidad aerodinámica. Sus diseñadores la denominan Porsche Flyline.

Como un deportivo de lujo que es, el diseño y su confort permiten que el conductor y el vehículo formen una unidad. Esta nueva versión estará disponible a partir del primer trimestre de 2019.

Más información:

www.porsche.com