Escondida en el pintoresco campo, esta mansión del siglo XV es uno de los más distinguidos restaurantes gourmet de toda Gran Bretaña y es también uno de los hoteles más íntimos e insólitos del país.

Creado por el famoso chef Raymond Blanc, Oficial de la Orden del Imperio Británico, el Belmond Le Manoir aux Quat’Saisons goza de reconocimiento por ofrecer una de las mejores experiencias culinarias de Gran Bretaña.

El hotel se ubica en la preciosa villa de Great Milton en el condado de Oxfordshire y es uno de los hoteles más íntimos y originales del país. En el año 1985, tan solo un año después de su apertura, el restaurante fue distinguido con dos estrellas de la Guía Michelin que ha mantenido hasta la fecha.

Rodeado de jardines ribeteados de flores y huertos, el hotel se enclava en un idílico paisaje inglés. Los jardines de hierbas y verduras suministran productos frescos orgánicos a la cocina. Esto contribuye a que el restaurante se mantenga a la vanguardia de la excelencia culinaria.

Habitante de esta casona, el Chef Raymond Blanc afirma “aunque la obra es efímera, el recuerdo del sabor permanece”. Entre las lavandas, cultiva unas 90 variedades de hortalizas y más de 70 plantas aromáticas que de una forma u otra encontrará en su plato. Blanc sólo apuesta por los productos “bio”. Igualmente sublimes son los pequeños lofts con nombres evocadores y ambientes diferentes que componen a este mágico hotel: Opio, el exotismo; Blanc de Blancs, oasis de paz; Vettriano, la exuberancia.

Las 32 habitaciones y suites ofrecen un diseño individual. Hay para todos los gustos: orientada hacia el patio, una elegante suite de inspiración oriental o la romántica suite de dos plantas Dovecote, un antiguo palomar. Blanc de Blanc es la ultra lujosa suite de la casa donde se combinan las texturas naturales con todos los tonos de blanco para crear un tranquilo edén. Todas las habitaciones y suites ofrecen baños de lujo y una bella decoración individual.

Comer en el Belmond Le Manoir aux Quat’Saisons se convierte en una experiencia memorable.
La cocina de Raymond Blanc, que se ha descrito como “un giro de genio imaginativo”, ya ha cosechado dos estrellas de la Guía Michelin. En sus creaciones emplea los

ingredientes más frescos de la máxima calidad, muchos de ellos cosechados en el huerto casero de más de 8.000 m2.

La bodega del hotel alberga unas 1.000 botellas de vino de todo el mundo. Alrededor de un 60% de ellas proceden de Francia.

Aquí hay también una escuela de cocina. El tutor jefe de la escuela, Mark Peregrine, y su equipo, enseñan las técnicas necesarias para crear platos extraordinarios, sea cual sea el nivel de experiencia. Se puede elegir un curso general para mejorar las habilidades o bien, un curso especializado para aprender a dominar la preparación de pescado, salsas, pastelería y mucho más. La mayoría de los cursos duran medio día o un día completo. Las técnicas más avanzadas se tratan en cursos más largos e intensivos.

Un idílico paisaje inglés rodeado de jardines ribeteados de flores en lugar que vale la pena visitar para vivir una de las mejores experiencias culinarias de vanguardia en Gran Bretaña. Inolvidable.

Más información:

www.belmond.com