Visitamos la paradisíaca isla de St. Barths y comprendimos desde el primer día por qué es la perla más deseada del Caribe.

Con sus 16 playas de arena blanquísima, bañadas por el espectáculo azul turquesa del Caribe, St. Barths lleva ese nombre debido a San Bartolomé, el hermano menor de Cristóbal Colón, célebre navegante genovés quien descubrió esta isla en su segundo viaje a América.

La isla de San Bartolomé combina el ambiente tropical, el sol y el mar, con un irresistible estilo europeo de buen gusto totalmente despojado. Cuando alguien nos pregunta por qué elegirían ir a este lugar, basta con mostrar algunas de las fotos que tomamos, y todo cobra sentido.

Esta tierra que supo ser sueca en dos períodos de los últimos cuatro siglos, fue reclamada posteriormente por la corona francesa para convertirse en la St Tropez de América. San Bartolomé era una isla de poco interés hasta que en 1956 el más joven de los hijos del magnate Rockefeller, decidió comprar allí unos terrenos. Sus amigos millonarios lo siguieron y de la noche a la mañana la remota isla, se convirtió en uno de los destinos más exclusivos y glamorosos del Caribe.

San Bartolomé supo reinventarse añadiendo a un entorno natural privilegiado, un toque francés de cultura y refinamiento.

Descontando el color inigualable del agua, nada delata su ubicación en pleno mar Caribe ni su carácter turístico. Esta isla nos pareció una miniatura de la Costa Azul, donde a su inconfundible gastronomía, cultura y lujo no ostentoso francés, se le suma su gran privacidad y tranquilidad

CÓMO LLEGAR

Para llegar a St. Barths es necesario pasar por St. Martin. Una vez en el aeropuerto internacional Princesa Juliana, se debe tomar un taxi hasta Marigot, el muelle principal, y de allí existen dos compañías de Ferry que en 45 minutos de un placentero paseo, arriban a la paradisíaca isla.

Otra forma de acceder es mediante avionetas para 12 personas con un costo aproximado de 120 euros cada una. Aterrizar directamente en la isla cuyos extremos bordean el turquesa infinito de sus aguas, es una aventura por sí sola. En el aeropuerto, recomendamos alquilar un auto chico ya que la isla está atravesada por calles de sólo dos vías. Los paisajes desde las distintas alturas de sus carreteras son postales que se repiten una tras otra y forman parte de este recorrido inolvidable.

DÓNDE HOSPEDARSE

En St. Barths no se permite que ninguna construcción sea más alta que sus palmeras, logrando así increibles vistas y el respeto por su entorno natural.

La forma de hospedarse es variada. Se puede optar desde refinados hoteles boutique a precios considerables, hasta la más utilizada que es el alquiler de Villas exquisitamente equipadas. En ellas se encontrará una gran variedad de precios dependiendo de la capacidad (desde 2 a 15 huéspedes) y todas son soñadas. En muchos casos el valor de estas villas de ensueño son similares a los costos de un hotel tradicional, y la experiencia es definitivamente superadora.

Consultas: www.ritzyvillas.com

St. Barths es mucho más de lo que esperamos, es atmósfera, es moda internacional, es hospedarse en villas frente al mar y disfrutar como nunca la experiencia vacacional, es disfrutar de distintos tipos de playas, todas para quedarse y no querer volver, es seguridad como en ningún otro lugar, y es gastronomía europea en su máxima expresión.

Dejar la isla nos despierta infinita nostalgia y sobre todo ganas, muchas ganas, de planificar nuestras próximas vacaciones en este lugar único en el mundo.

SÍ O SÍ

TRANSPORTE

Llegar al aeropuerto de Saint Martin via Miami, Panamá o Bogotá y de allí en barco de 45 ́a SB. Los tickets van desde los 55 euros, y se pueden obtener por internet en www.greatbayferry.com o www.voy12.com.

HOSPEDAJE

La experiencia de una Villa frente al Océano merece ser vivida. www.ritzyvillas.com

ALMUERZOS

Imperdibles: el recién inaugurado Lil Rock en St. Jean Beach, Shellona o Nikki Beach. Todos ellos ambientados exquisitamente, con música en vivo y desfiles.

NOCHE

La costumbre del lugar es reservar y es necesario hacerlo. Recomendamos por su atmósfera, gastronomía y DJ: Bonito www. bonitosbh.com con precios que van desde los 27 euros las entradas y desde 42 euros los principales, en un ambiente chill exquisito; como así tambien Bagatelle www.bagatellestbarths.com (el mismo de Punta del Este, Ibiza, Nueva York y Buenos Aires) con sus clásicos platos de origen francés desde 35 euros. Otra excelente opción es Le Tamarin www.tamarinstbarth.com.

FIESTA

Le Ti (www.tistbarth.com) una taberna con show, platos de autor, disfraces y donde todo puede pasar.

ATARDECER

Imperdible en Colombier beach.