Visitamos San Martín de los Andes haciendo base en el hotel Rio Hermoso donde descubrimos que disfrutar del silencio y la naturaleza en un lugar tan cálido como confortable, es posible.

El parque nacional Lanín, con 412 000 hectáreas situadas al noroeste de la provincia de Neuquén, es el tercero en extensión del sistema de áreas protegidas nacionales después de Nahuel Huapi (Rio Negro y Neuquén) y Los Glaciares en El Calafate (Santa Cruz) y debe su nombre al volcán Lanín.

La vecina San Martín de Los Andes —famosa en invierno por su centro invernal “Chapelco”— y Junín de Los Andes — que es el destino de pesca deportiva de excelencia y cuenta

con un Via Christi monumental diseñado por el arquitecto Alejandro Santana en la montaña— son las dos localidades más cercanas al parque Lanín, junto con Aluminé.

Cada uno de estos lugares que hemos recorrido en bicicleta, trekking y auto se han transformado en recuerdos inolvidables. Su bella geografía alberga nada menos que 24 lagos de origen glaciar y así fue que recorrer la ruta de los 7 lagos hasta llegar al hotel, se convirtió sin dudas en una de las experiencias para realizar al menos una vez en la vida.

UN HOTEL BOUTIQUE BBH

Miembro de The Best Boutique Hotel, Río Hemoso está situado sobre la margen del río que lleva su nombre. Al llegar nos sorprendieron sus vistas únicas, aromas y sonidos silvestres y ese íntimo contacto con la naturaleza.

Su arquitectura rescata la típica calidéz de una casa de montaña donde el término casa le va perfecto. Un lugar tan acogedor como íntimo con su típico look de montaña combinando maderas nativas que sólo se ven en el sur, piedras milenarias, muchas de las cuales llevan impregnaciones de restos fósiles; y la síntesis de un diseño contemporáneo que, desde cada uno de sus espacios, permite un mágico fluir con los imponentes paisajes que la rodean.

Su restaurant es un capítulo aparte. Su gastronomía patagónica reúne ese balance exquisito entre los delicados productos locales, las costumbres y sin dudas el know how de su chef. Les mostramos en estas páginas los platos que hemos elegido durante nuestra estancia, sorprendidos tanto por su presentación y sus sabores infaltables en toda visita a estas tierras. Desde increíbles ravioles caseros de ciervo, la original carne de jabalí, sin olvidarnos de la trucha, el salmón y sus típicos hongos.

Con cuartos y baños exquisitamente decorados, y su inmejorable ubicación para disfrutar y desconectar, Río Hermoso se encuentra a pocos minutos tanto de la ciudad de San Martín de los Andres, como del centro de esqui Chapelco y de privilegiados lugares de pesca.

Un lugar mágico en un entorno único en el mundo.

www.riohermoso.com