EN NUESTRA ULTIMA VISITA A ITALIA, A UNOS MINUTOS DE SAN GIMIGNANO, RECORRIMOS LA BODEGA DE LAS FAMILIAS CARLESI Y ZUCCONI. ENTRE CAVAS, VINOS DE ALTA GAMA, ACEITES DE OLIVA Y UN PAISAJE PRIVILEGIADO, AFIANZAMOS NUESTRO ROMANCE CON LA TOSCANA.

UNA EXPERIENCIA GOURMET PARA EL RECUERDO.

Luego de desviarnos de la ruta que nos indicaba el GPS, tomamos un caminito sin asfaltar, con cipreses a ambos lados. El sol de la media mañana lograba recerar la situación ideal, la campiña toscana en su máximo esplendor, en un día soleado. Sin dudas iba a ser uno de esos días para guardar en la memoria.

Al arribar a la finca, nos vino a recibir David Hughes, el anfitrión del lugar que con su inglés de acento bien británico, nos dió la bienvenida. David es un hombre de unos 50 y pico, que se le nota en todo momento como disfruta del buen vivir y de lo que este entorno maravilloso le ofrece. Es un hombre que ha viajado, que gusta del deporte, el vino y las mujeres. En ese dialogo que empieza a fluir donde el nos pregunta y nosotros le contestamos, descubrimos que ha visitado nuestro país en varias ocasiones, gracias a su otra pasión, el polo.

Luego de comentarnos acerca de las plantaciones, nos va llevando por un camino que desciende y casi sin darnos cuenta, seguimos descendiendo, hasta encontrarmos con un gran pórtico enclavado en la piedras a lo que David llama “caverna”. Arriba del pórtico se lee un cartel que anuncia una fecha: MCMXXV. Se trataba de una magnífica bodega subterránea que fue excavada en la tierra por los trabajadores locales en 1925.

Dentro de “la caverna” se respiraba un aire frío y húmedo, ideal para los varietales íbamos a degustar.

Más tarde, David nos llevaría a conocer la capilla de la familia, un recinto pequeño, de unos 4 metros cuadrados donde también se podía observar placas en sus paredes con nombres de antepasados. La historia del lugar allí se manifestaba con sus antiguas y cuidadas tumbas.

Al finalizar el recorrido, nos agurdaba una sorpresa más: En la galería posterior de la casa principal, habían armado una mesa donde seguiríamos degustado vinos y exquisiteces. Endivias, aceitunas, pan, tomates secos, ricota, quesos varios y el infaltable aceite de oliva también producido en la finca. Pero esta no era la sorpresa. Una vez que pudimos sacar la vista de la mesa, pudimos deleitarnos con una vista sorprendente: allí, el paisaje nos mostraba las ondulaciones propias de la zona, sembradas y trabajadas, y al fondo como si fuese una postal, estaba la increíble San Gimignano, con su torres y su impronta medieval a nuestros pies.

Saliendo de nuestro asombro ante tanta belleza, nos entregamos a los mejores vinos de la familia: Vernaccia di San Gimignano, un vino blanco fino típico de esta zona desde hace cientos de años. Como pasa en otras zonas, Vernaccia es una denominación de origen (DOC) que sólo pueden llevarla los vinos blancos que son cultivados y producidos en la región de San Gimignano.

Chianti Colli Senesi, un vino tinto muy interesante compuesto como todos los chianti en su mayor proporción por uva Sangiovese. Colli Senesi también es una denominación de origen (DOC) que sólo pueden llevarla los vinos chianti que son cultivados y producidos en una amplia zona toscana que abarca entre otras cuidades a Siena, San Gimignano, Pienza y Montepulciano.

Vittoria, un finísimo y oscuro vino bianco toscano, robusto y delicioso, con notas de melón y acabado nuez. Algo distinto para nuestor paladar.

Renzano 2006, un vino deniminado “Super toscano” con su elegancia de ciruelas y cassis, y un toque de vainilla y chocolate que se desprende por us paso en roble francés. Una explosión para los sentidos.

Por último, un Vinsanto, típico vino toscano para el postre, que acompañamos con unos Biscotti con almendras exquisitos.

La visita se terminaba y, con varios vinos y aceites a cuestas, la sensación era de éxtasis y plenitud. El placer y el disfrute que habíamos experimentado fue de los más altos que recuerdo. Un lugar único, una joya perdida en la Toscana con unas vistas que guardo en mi memoria para siempre.

Jose Magro.

Más información: www.fattoriailpiano.it www.ilpianowines.com