La Fina es el proyecto de Tobías y Francesco, dos amigos emprendedores que decidieron usar los ahorros que tenían para construir un horno a leña y montar una pizzería en un garage de Bajo Belgrano.

La pizza es sin dudas la comida más universal y cotidiana del mundo, es inimaginable pensar que a alguien pueda no gustarle, y cada región tiene su estilo propio.

Recordemos también que a partir de 2017 Italia logró incorporar a la Vera Pizza Napoletana como patrimonio inmaterial de la Unesco. Es tal vez el estilo más clásico de pizza: masa finita, cocida por 90 segundos en un horno a 400 grados; sencilla y deliciosa. En la ciudad de Buenos Aires cuando se habla de pizzerías se asocia al estilo de pizza porteña, alta con masa de molde y rebozando de ingredientes. Sin embargo hace años que el estilo más italiano de pizzas viene ganando adeptos y cada vez hay mas locales que ofrecen esta preparación.

Entre esta nueva generación de consumidores de pizza están Toto y Franceso, dos chicos de 18 años. Su amistad surgió a partir de la actividad de sus padres, que son socios en un local gastronómico y ellos crecieron viviendo muy de cerca ese trabajo. Y fue a principio de año que nació en ellos el mismo espíritu emprendedor de sus padres. Los dos venían ahorrando dinero para comprar un auto, incluso tenían el modelo ya elegido, y tuvieron la idea de usar esos ahorros para construir un horno a leña. Le comentaron a sus padres la idea, quienes decidieron apadrinar la iniciativa de sus hijos, y así fue como nació el concepto de La Fina. Construyeron el horno en un garage del Bajo Belgrano, una zona tranquila a dos cuadras del túnel de Libertador. Comenzaron a hacer pruebas de masa, horneado e ingredientes hasta lograr una receta que defina el estilo de pizza que tendría su proyecto. Y finalmente hace 4 meses abrieron al público.

El local mantiene el espíritu original, es un portón de garage que se levanta y adentro hay una barra con el logo de Martini, pilas de quebracho y el horno como gran protagonista. Desde la calle se puede ver el interior del horno iluminado, donde constantemente entran y salen pizzas. Funciona como un mostrador de despacho y tiene unas mesas en la vereda para poder comer en el lugar. Ofrece 8 variedades, todas con ingredientes de excelente calidad. Desde la clásica Marghertia, hasta las más destacadas como la de mortadela y pesto, o la de burrata. Es un estilo de pizza bien italiano, de tamaño individual que se puede comer fácilmente con la mano sentado en la vereda. Desde el primer momento tuvo una gran recepción en el público que se enamoró inmediatamente  del concepto sencillo de este lugar. Tal como está escrito en el toldo que se ve desde la calle “La Fina, la vera pizza de garage”. Y La Fina es eso, un garage que abre y ofrece el plato más noble y sencillo del mundo: pizza de gran calidad, hecha con amor y utilizando solo buenos ingredientes. Y detrás de este proyecto están siempre Toto y Francesco, con 18 años y orgullosos de ver cómo su primer local gastronómico gana cada vez más clientes fieles.

La Fina Pizza
José Hernández 1395, CABA

www.instagram.com/lafina_pizza