Lejos de los clásicos cruceros, estos barcos únicos presentan una experiencia de viaje en el mar exclusiva, con el lujo como protagonista. Instalaciones cinco estrellas, gastronomía de primer nivel y las atenciones más exquisitas. ¿Están listos? ¡Todos a bordo!

Cruceros en los que la exclusividad va un paso más alla. En ellos no se espera llegar a destino sino que se disfruta del viaje. Lejos estamos del clásico crucero con comida buffet, chicos saltando a la pileta y camarotes ajustados. De hecho, nada más lejos de la realidad: mayordomo las 24 horas, spa y solarium incluído, habitaciones (si, habitaciones. ¡Es imposible llamar camarote a espacios que van de los 75 hasta los 412 metros!) con una cuidada decoración, con muebles y objetos de diseño delicados. Realmente, las cinco estrellas de un hotel parecen poco comparadas con estos barcos.

Un ejemplo de lujo y sofisticación es la Regent Suite del Seven Seas Explorer: 412 m2 de espacio a tu disposición (281 m2 de suite y 131 m2 de terraza) con todo incluido al más alto nivel. Spa privado, 2 dormitorios (uno de ellos con cama King Savoir), solárium, 3 vestidores, 2 dormitorios, barra de bar, salón para invitados y hasta un piano. Además, sus huésperdes disponen de mayordomo personal, un auto privado con guía para explorar la costa, comedor privado para 12 personas, y sesión de entrenamiento con personal trainner, entre otros lujos.

La compañía de hoteles Ritz-Carlton se suma a la tendencia de cruceros de lujo. Su nueva línea de barcos Ritz-Carlton Yacht Collection apuesta por yates de lujo exclusivos, con pocos pasajeros (máximo 298 en 149 suites) y con todas las comodidades posibles a bordo como si de un hotel de lujo se tratara. Cuentan con 240 tripulantes para asegurar a sus huéspedes un servicio premium.

El primer Ritz-Carlton de los mares incluye un restaurante del chef Sven Elvereld (tres estrellas Michelin en el Hotel Ritz-Carlton Wolfsburgo). Su Owner’s Suite, la habitación más lujosa de todas, tiene 102 m2 de espacio en su interior, con una terraza de 55m2, y todas las comodidades de un hotel de la prestigiosa cadena.

Crystal se anuncia como la empresa de cruceros de lujo más premiada del mundo. Su buque emblema es el Crystal Endeavor, especializado en excursiones árticas. Su Expedition Suite dispone de 68,3 m2 con todos los lujos imaginables: cama King Size, dos habitaciones, un gran salón, baño con hidromasaje, servicio de mayordomo. Sin embargo, en Crystal la diferencia está en las experiencias que se viven a bordo. O mejor dicho, afuera. En su cubierta hay lugar para dos helicópteros para excursiones y también incluye un minisubmarino para explorar las profundidades del Ártico.

Oceania se destaca por ser una de las mejores líneas de cruceros boutique en la actualidad. Ahora, su refinamiento va un paso más allá de la mano de Ralph Lauren: sus mejores suites está decoradas en su totalidad por muebles y elementos de la firma de moda, bajo la supervisión del interiorista Trevor R. Howells.

La Suite Principal de su buque insignia, el Oceania Riviera, posee una cama tamaño King Size estilo Cote D’Azure, elegantes sillas Mayfair Bergere y espectaculares detalles de iluminación, además de varias piezas a medida diseñadas por Ralph Lauren Home.

Definitivamente, el mundo de los cruceros está cambiando para poder complacer al viajero premium que no lo consideraba como una opción por su masificación, la falta de comodidades y espacio y la comida buffet. Este salto cualitativo atrae a un nuevo segmento e invita a vivir una nueva experiencia en descanso que, sin dudas, será exquisita y refinada.

Más información:

www.ritzcarlton.com/en/yachts

www.crystalcruises.com

www.es.oceaaniacruises.com/ships/rivier