A casi un siglo de su creación, el 5 de mayo de 1921, la fragancia creada por Coco Chanel sigue vigente y es toda una leyenda: una revolución en su época.

Cuando Gabrielle Bonheur Chanel, más conocida como Coco Chanel, encargó al perfumista Baux que creará un perfume que resumiera su vida pasada, ninguno de los dos pensaban iba a contar la historia de muchas décadas, de muchas historias de amor, de guerra y postguerra, de rebelión y libertinaje, de actrices y celebridades, de reinas y plebeyas, cambios en las humanidad etc.

Desde 1921, cuando empezó a comercializarse exclusivamente en la Rue de Cambon, Chanel no5 ha dado la vuelta al mundo infinidad de veces hasta venderse actualmente (dato estimado) 1 fragancia cada 30 segundos en todo el mundo.

Lo que Gabrielle quería al crear esta fragancia era un perfume para poder regalar a sus 100 mejores clientas, que gustaran de un aroma fresco y floral que recordara a la mujer elegante parisina.

Ernest Beaux presentó a Coco envases de laboratorio numerados. Ella eligió el no5, no solo porque era su numero preferido, también porque contenía esencias de naranjo, jazmín, rosa, madera de sándalo, vainilla y vetiver (entre otros) que recordaban a la infancia de Gabrielle Chanel en medio de los campos de Grasse al sur de Francia. A este no5, Beaux le había añadido un componente orgánico nuevo (en la época) llamado aldehído que intensificaba las notas olfativas florares sin necesidad de añadir mas esencia.

Gabrielle Chanel había conseguido crear, como ella decía, ‘una fragancia de mujer, con olor a mujer’. Ese fue el comienzo de todo: en poco tiempo, se corrió la voz entre las mujeres mas distinguidas de París y de casi todo el mundo.

En 1924 fue la primera vez que se publicitó Chanel no5 en el New Yock Times, con una imagen sobria de la fragancia y un figurín realizado por la propia Coco. En 1937 fue la primera vez que la mismísima Grabielle Chanel posaba para Harper’s Bazar promoviendo su perfume.

A partir de 1957 Les Perfums de Chanel empezó a publicitar Chanel no5 con imágenes de famosos de cebrities como Suzy Parker, Carole Bouquet, Catherine Deneuve, Estella Warren, Marilyn Monroe, Nicole Kidman, Brad Pitt y la mismísima Gisele Bündchen entre otros.

La estética del envase cambió mucho aunque sigue recordando a ese envase de laboratorio con la que se presentaron dichas pruebas de fragancias. También dicen que el diseñador del frasco se inspiró en los frascos que Boy Capel (gran amor de Coco) guardaba en su neceser. El tapón tallado en forma de diamante inspirado en la Place Vendôme donde esta situado el Hotel Ritz, vivienda habitual de Grabielle.

En 1959 dicho envase se convirtió en un símbolo cuando entro a formar parte del MOMA de Nueva York, y poco después Andy Warhol lo inmortalizó con su peculiar estilo en una serie de nueve serigramas.

También cabe nombrar la famosa y gran campaña publicitaria que Marilyn Monroe hizo en los años 50 al confesar públicamente que dormía desnuda y con unas gotas de Chanel no5.

A lo largo de los años no sólo pasó de moda, sino que su fama fue creciendo. Si bien tuvo pequeños cambios en la fórmula para aggiornarse a los tiempos y las tendencias en fragancias, en esencia permaneció fiel al original y aun hoy sigue siendo un símbolo de elegancia y sofisticación.